miércoles, julio 12, 2006


Esperando a mi Principe Azul

Donde ya no quedan principes y princesas, ni cuentos, ni ilusiones. Siempre hay alguien que enciende esa pequeña llama de esperanza. Una pequeña princesa esperando a su principe azul o quizas unicamente a alguien que levante su mirada perdida para dedicarle una sonrisa.